• version imprimible
Jueves, julio 13 de 2017

Ministro de Hacienda por rebaja de clasificación: “Chile tiene una reputación de responsabilidad muy bien ganada y seguiremos haciendo todos los esfuerzos para mantenerla”

  • Aunque la calificó como “evidentemente una mala noticia”, la autoridad valoró que la perspectiva se haya modificado de negativa a estable, lo que implicaría que la nota se mantendría en un periodo de dos años. Chile sigue liderando las clasificaciones de la región.

Santiago, 13 de julio de 2017.- El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó hoy que “Chile tiene una reputación de responsabilidad muy bien ganada y seguiremos haciendo todos los esfuerzos para mantenerla”. La autoridad comentó así la rebaja en la clasificación de riesgo soberano de un escalón, de AA- al escalón A+ con perspectiva estable anunciada hoy por la agencia Standard & Poor's. 

“Esta rebaja, quiero decirlo sin ninguna ambigüedad, es evidentemente una mala noticia. Es la primera desde que tenemos rating con esta clasificadora y nos retrotrae al rating que tuvimos hasta el 2010, aunque nos deja un escalón encima del que teníamos en 2006”, sostuvo el secretario de Estado. Subrayó como positivo que la perspectiva se haya corregido desde negativa a estable, lo que dijo significa “que no esperan cambios en los próximo dos años aproximadamente, a no ser por supuesto que haya novedades importantes, sustanciales, en la macroeconomía o en la política fiscal”. 

Valdés sostuvo que el origen principal de la rebaja “es el efecto fiscal del menor precio del cobre y el menor crecimiento, tanto en el déficit fiscal como el nivel de deuda, así también como el efecto de las demandas de gasto que hemos tenido”. Añadió que el nuevo rating y su mantención en el tiempo “es coherente con algunos supuestos que hace la propia clasificadora: Primero, que la economía recupere su ritmo de crecimiento. Por ejemplo, ellos suponen 2% el próximo año y 2,5% hacia el 2020. Segundo lugar, suponen que el déficit fiscal va a seguir una trayectoria de disminución gradual y persistente, lo que permite que la deuda no sobrepase el 30% en el horizonte de proyección de ellos”. Añadió que un tercer supuesto es que el actual gobierno y los que le sucedan “van a seguir la estrategia fiscal que estamos siguiendo, así como una política monetaria ahora de parte del Banco Central, prudente como la que ha seguido siempre”. 

El ministro dijo que el nuevo rating que nos otorgó S&P es igual al que tienen Japón, Israel, a Eslovaquia, Irlanda y Eslovenia, y que Chile se mantiene “un par de escalones por encima de los países latinoamericanos mejor posicionados, que son los de la Alianza del Pacífico”. No obstante, subrayó que este escenario “no debe ser una excusa” ya que el país debe “seguir tomando en serio el desafío fiscal que tenemos y en crecimiento. Esto es tarea de esta administración y también va a ser tarea de las próximas administraciones. Al final, mantener un acceso conveniente al crédito por parte de las familias, por parte de las empresas, por parte del propio Estado, tiene como base el riesgo crediticio del país y tenemos que tenerlo claro”. 

Añadió que el gobierno persistirá en la estrategia fiscal aplicada desde 2015, que implica reducir el déficit estructural cada año en aproximadamente un cuarto de punto porcentual del PIB, “más allá de las múltiples necesidades de gasto que existen”. Así, comentó que la estrategia fiscal que se ha adoptado es la correcta, ya que un ajuste muy rápido tendría consecuencias sociales y para el crecimiento. Por eso, dijo, “no todos los gastos que querríamos hacer como Estado los podemos hacer. Esto es igual que una familia, hay que adaptarse al nivel de ingresos que tenemos, en la medida que haya más ingresos uno puede ir gastando más. Lo que no podemos hacer es vivir para siempre gastando más de lo que tenemos igual como cualquier familia”.

La autoridad ratificó que el Presupuesto 2018 seguirá este marco fiscal. “Si alguien pensaba que era tiempo de salirnos un poquito, de hacer un poco más de gasto, la verdad es que no existe ese espacio. Los mercados nos prestan hoy día y tenemos que asegurar que tenemos una trayectoria fiscal creíble. Los mercados nos han tratado muy bien, pero como en toda situación de crédito, el que presta tiene que tener confianza y nosotros tenemos que actuar para reafirmar esa confianza”, enfatizó.

En cuanto a cómo esto afecta esto al crecimiento, el titular de Hacienda dijo que es “muy difícil” saber cuánto de esto ya estaba incluido en los precios financieros y cuánto es una sorpresa. “Veremos en los próximos días cuánto se mueven algunos precios. En todo caso esto afecta algo negativamente el nivel de tasas de interés, y por lo tanto tiene algún efecto, que es marginal quizás, ojalá, en el crecimiento”. 

 Algunos aspectos del reporte de S&P Global Ratings

 Se rebaja clasificación de riesgo desde AA- a A+ (1 notch) y se modifica la perspectiva desde Negativa a Estable. 

 • La rebaja refleja que el prolongado período de bajo crecimiento ha dañado los de ingresos del Fisco, contribuyendo a incrementar la deuda pública, y ha erosionado el perfil macroeconómico del país. 

• La combinación de los aún bajos precios de cobre y bajos niveles de confianza empresarial restringen el consumo privado y la inversión, limitando las expectativas de crecimiento.

 • La combinación de varios años de bajo crecimiento económico - el PIB per cápita creció sólo un 1,4%, en promedio durante 2013-2016 - y una fuerte presión política para impulsar el gasto en programas sociales, ha contribuido a un aumento de la deuda pública. Proyectamos que la deuda neta del gobierno se aproximará al 11% del PIB en 2017 y podría alcanzar el 15% a finales de 2019 (25,7% y 28,5% del PIB en cifras brutas) debido a la continuación de déficits fiscales acotados. La deuda del gobierno, aunque sigue siendo baja en comparada con otros países, ha aumentado constantemente en los últimos años de casi el 0% del PIB en 2012. 

 • Consideramos el compromiso de Chile de anclar las políticas fiscales y monetarias a un marco de reglas transparente como una fortaleza para su calificación crediticia.

 • Esperamos una plena continuidad y previsibilidad en la política económica después de las elecciones de noviembre. Creemos que Chile mantendrá los pilares distintivos de su economía de mercado (reglas fiscales y monetarias, apertura comercial y de inversión, así como a la seguridad y predictibilidad jurídica) mientras se fortalecen las políticas sociales, principalmente en educación, salud y pensiones.

 Perspectiva (Outlook) La perspectiva estable refleja nuestra expectativa de una plena continuidad de las políticas económicas después de las elecciones. También refleja nuestra

expectativa de una disminución gradual en el déficit fiscal en un contexto de moderado crecimiento económico y baja inflación.

Se rebajaría el Outlook en los próximos dos años si el crecimiento es menor al esperado y provoca déficits fiscales y niveles de deuda mayores a los proyectados. Asimismo, si se debilita el compromiso de mantener una política fiscal y monetaria prudentes que afecte negativamente las expectativas empresariales y erosione el perfil financiero del país.

 Si el crecimiento aumenta y se mantiene la prudencia en la política fiscal y monetaria, junto con una diversificación de la economía que aumente su resiliencia y reduzca vulnerabilidades externas, podría llevar a una reversión de outlook positivo en los próximos dos años.

Ratings S&P de países seleccionados

 

 

 

Rating S&P

Países

Grado de inversión

AAA

Noruega, Alemania

AA+

Nueva Zelandia, Estados Unidos

AA

Corea del Sur, Inglaterra

AA-

República Checa, China

A+

Chile, Japón, Israel, Eslovaquia, Irlanda, Eslovenia

A-

Letonia, Lituania, Malasia

BBB+

Polonia, México, Perú

BBB

Colombia

BBB-

Rusia, Sudáfrica

Grado especulativo

BB

Brasil, Turquía

BB-

Bolivia

B

Argentina

B-

Ecuador

CCC-

Venezuela

 

Ir arriba